Tácticas de marketing a la ofensiva y a la defensiva que puedes implementar en tu negocio. (Parte 2)

En el artículo anterior, comenzamos a ver una de las tácticas de marketing, a la ofensiva y a la defensiva, que puedes poner en práctica para maximizar la rentabilidad de tu negocio. En esta segunda parte, te describiré algunas cuantas tácticas más, de este tipo de marketing, que te serán útiles.

Táctica de publicidad.

Continuando con el ejemplo de la heladería, si fueras a implementar una estrategia de marketing a la defensiva, para atacar a la nueva competencia, sería vital hacerlo por medio de campañas publicitarias. Una táctica publicitaria a la defensiva, requiere de contenido espectacular que vaya más allá de tan sólo promover tu marca.

chocolate-163477_1280

La estrategia ideal para defender tu negocio debe enfocarse en reposicionar tus productos, en este caso, los helados que vendes. De esta manera, serás capaz de resaltar las características y beneficios que sólo tus productos poseen, mientras recalcas las carencias de los de la competencia.

Táctica de innovación.

La mayoría de los productos o servicios presentan más de una característica atractiva para los consumidores. Por ejemplo, es probable que los helados que produce tu competencia (siguiendo con este supuesto), sean de varios sabores pero, que además, estén hechos con ingredientes de la más alta calidad.

Un producto competitivo puede superar algunas de éstas características o beneficios, más no todos. Por ello, a la hora de implementar un estrategia a la defensiva, podrías mejorar tus productos, con el fin de que se encuentren en el mismo nivel, o uno superior, que los de la competencia.

cost-1174922_1920

Continuado con el supuesto de la heladería, para que tu táctica a la defensiva funcionara, entonces, deberías enfocarte en ofrecer más sabores que la competencia o, mejor aún, sabores únicos que ésta no posee. Asimismo, podrías proponer una selección de helados que están fabricados con ingredientes orgánicos, superando la alta calidad del producto de la competencia.

Al final del día, todo se traduce a innovar y mejorar tus productos, con el fin de atraer a más clientes y destacar de la competencia. Por otra parte, una estrategia a la ofensiva, te ayudará a atacar las debilidades que presentan los productos o servicios de la competencia, por medio de exponer la superioridad de los tuyos.

Táctica de rentabilidad.

En ocasiones, si uno de tus productos o servicios no está generando ganancias suficientes, suponiendo que el de la competencia esté siendo más atractivo para el mercado; lo más conveniente es deshacerse de éste. Una táctica a la defensiva te ayudará a tomar la inversión de dicho producto o servicio, para destinarla a aquellos productos o servicios que ofrecen ganancias mucho mayores.

En Netcommerce contamos con más de 17 años de experiencia generando sitios Web vanguardistas, además de ofrecer estrategias y herramientas digitales específicamente diseñadas para cubrir las necesidades de cada cliente. Contáctanos ahora para brindarte nuestro servicio de asesoría gratuita, y hacer de tu propio sitio Web algo único y atractivo para tu mercado meta.

Contáctanos

Categorías: Web Marketing

Tags:

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Escrito por: Sofía Pimentel