Psicología en el marketing. (Parte 1)

¿Sabes qué es lo que determina que tu audiencia decida realizar una compra? Comprender la psicología detrás de los comportamientos de compra de los consumidores te ayudará a tener un mejor entendimiento sobre tu audiencia y sus decisiones.

No es sorpresa que la psicología se haya convertido en una de las herramientas más utilizadas dentro del marketing, ya que ésta nos permite entender cómo trabaja la mente humana y cómo podemos influenciarla.

brain-544412_1920

Estrategias que puedes implementar.

La psicología de la interacción humana puede guiarte a una comunicación online efectiva. A continuación, te describo seis estrategias que puedes implementar para mejorar la interacción con tu audiencia, para así, lograr una mejor tasa de conversión.

1. Marca tus debilidades.

Anteriormente, te he hablado sobre la credibilidad y cómo alcanzarla. Los consumidores saben que no existe producto o servicio perfecto y, a la primera señal de que algo parezca ser “perfecto”, tienden a generar dudas. Por ello, resaltar los defectos o debilidades que pueda tener, tu producto o servicio, resulta efectivo para aumentar la credibilidad de tu marca.

2. Se recíproco.

En cuestión de marketing, la reciprocidad te permite tomar ventaja de varias maneras. Ésta se logra al ofrecer algo de valor: desde contenido de interés o un descuento, hasta un e-book o algún artículo con el logotipo de tu empresa, para así obtener algo a cambio. Tus prospectos estarán felices de darte su correo electrónico o subscribirse a tu newsletter, ya que han recibido algo previamente.

3. Ejecuta ideas emotivas.

Las técnicas de marketing más efectivas, son aquellas que se conectan con nuestras emociones y sentimientos. Contar una historia o lograr que tu audiencia sienta una conexión emotiva y personal, te ayudará a que puedan interactuar con tu marca fácilmente.

ideas-937216_1280

4. Alimenta una idea.

Una vez que tu marca es percibida, querrás que tus prospectos comiencen a verla en todas partes. Al nutrir esta idea, por medio de newsletters y anuncios orientados a sus comportamientos de compra, lograrás incrementar las posibilidades para que se conviertan en tus clientes.

5. Utiliza la fórmula de oferta y demanda.

Este método es efectivo cuando se utiliza adecuadamente. Para ello, necesitas darle a entender a tu audiencia que había una gran cantidad de tu producto en existencia, pero que, debido a su popularidad, ahora sólo quedan pocos artículos. De la misma forma, puedes aplicarlo a un servicio, por ejemplo: si te dedicas a hacer sesiones fotográficas, puedes dar a entender que quedan pocas fechas disponibles para apartar una sesión.

Implementar correctamente este método, hará que tu audiencia sea más receptiva a tu marca. Evalúa que es lo que mejor le funciona a tu empresa, dependiendo de si vendes productos o servicios.

6. No trates de vender.

Los consumidores están acostumbrados a cerrarle la puerta a la publicidad directa y la propaganda. La saturación publicitaria los ha hecho desconfiar e, inclusive, detestar todo tipo de anuncios invasivos. Es por ello que, para no ahuyentar a tus prospectos, debes de evitar a toda costa la idea de vender.

Por lo contrario, toma caminos menos intrusivos que te permitan generar ventas. En este caso, el marketing de contenidos es un importante recurso, puesto que por medio de éste, le mostrarás a tu audiencia el valor que ofreces en tu producto o servicio y, a la vez, lograrás atraerla sin tener que ir a buscarla.

En Netcommerce contamos con más de 17 años de experiencia generando sitios Web vanguardistas, además de ofrecer estrategias y herramientas digitales específicamente diseñadas para cubrir las necesidades de cada cliente. Contáctanos ahora para brindarte nuestro servicio de asesoría gratuita, y hacer de tu propio sitio Web algo único y atractivo para tu mercado meta.

Contáctanos

Categorías: Web Marketing

Tags:

Comparte este artículo:

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Escrito por: Sofía Pimentel